OK El secreto está en el relleno

De posibles e imposibles, de realidades y milagros, en fin, de educar y reeducar. Nos quejamos de que

De posibles e imposibles, de realidades y milagros, en fin, de educar y reeducar.

Nos quejamos de que no podemos tomar nuestras propias decisiones y no sabemos qué hacer. Hablamos de uniformidad social pero ahí vamos, erre que erre. Y los niños mirando, absorbiendo, aprendiendo, configurándose a nuestra imagen y semejanza.

Y la bola de nieve va creciendo y es necesario pararla. Y la educación es la herramienta y la reeducación, la piedra de toque.

Se hace más necesario que nunca, cuando se piden milagros siempre es porque las cosas están peor que nunca, recuperar la imaginación para reivindicar el derecho de nuestros hijos e hijas a imaginarse, a imaginar el mundo que quieren habitar, a poder elegir, a decidir fuera de los patrones preestablecidos, a ser creativos.

 

Porque, como les decimos a los niños en los Cuenta Cuentos Grastronómicos:

 

«Es mejor que uses la cabeza, que tengas tus ideas porque, sino lo haces, algún listillo avispado, lo hará por ti”.

 

 

Apliquémonos el cuento, seamos nosotros mismos los que tomemos nuestras decisiones y, sobre todo, démosles el ejemplo y la formación que precisan para que nuestros niños y niñas sean ellos mismos.

¿Y eso cómo se hace?¿Cómo se reparte el pastel de la educación?

Buena parte del pastel se reparte por sí solo. Ellos van creciendo, se van formando e informando. Multitud de canales y Redes Sociales son vías, autopistas y «astropistas» de información. Eso podría ser el bizcocho. Vayamos al relleno.

Ahí es dónde hay que actuar, el relleno no puede ser también procesado. Vale que compramos las láminas de bizcocho porque no siempre hay tiempo para hornear uno -que el mundo es así y ya sabemos que no lo inventó Sandro Giacobbe -.

Pero el relleno es nuestra parcela, ahí es donde como padres  y madres, como maestros, tutores, etc., podemos intervenir para ayudar a crear el instrumento mágico, ese que bien podría merecerse una saga a lo Indiana Jones en “En busca del Santo Grial”, con todos ustedes: ¡El filtro!

Conseguir tener un filtro propio es conseguir la libertad, la autonomía, asumir la responsabilidad…es estar realmente vivos y al timón de nuestras vidas.

¿Alguna idea mejor para legar a nuestros hijos e hijas?

En La Cocina Encuentada tenemos herramientas para trabajar a su lado, y al vuestro.

¿Las vemos?

Pin It